Asesinan al maestro Carlos Fuentealba

4 de Abril de 2007

Unos 700 docentes cortan la ruta nacional 22 en Arroyito, más precisamente en el cruce con la ruta 237, en la Provincia de Neuquén, Carlos Fuentealba, profesor de Química, nacido en Junín de los Andes, de 40 años de edad, no estaba de acuerdo, decía que era peligroso. Se estaba llevando a cabo una huelga del sindicato docente ATEN, perteneciente a la CTERA, por reclamo salarial de los maestros de Neuquén. El Gobernador Sobisch disparó la orden de evitar que se corte la ruta, mientras la manifestación docente llega al sitio elegido para el corte, son repelidos con balas de goma, gases, bombas de pintura, carro hidrante y una importante presencia policial que consigue desalojarlos, obligándolos a replegarse y buscan ponerse a resguardo en una estacion de servicio.

Otros grupos de docentes, desperdigados por ahí continúan siendo hostigados por la policía, y a medida que pasan los minutos todo comienza a calmarse, llegando a un cese del amedrentamiento por parte de la fuerza policial recien cuando dialogando todas las partes los manifestantes deciden retirarse del lugar, y por distintos medios parten hacia el vecino pueblo de Senillosa, de unos 7500 habitantes, acompañados por un grueso contingente de policías.

Carlos Fuentealba se trasladaba junto a otros compañeros en un Fiat 147, el viajaba sentado atrás, de repente toma forma un cerrojo policial que aparece de ambos costados, todo en un enrarecido ambiente que no ameritaba el empleo de ningún tipo de operativo, y comienzan nuevamente a repeler, utilizar la fuerza y los dispositivos de disuación... se comiezan a oir disparos, detonaciones, la zona se inunda de gases lacrimógenos, uno de los cuales, arrojado por un efectivo del Grupo Especial de Operaciones Policiales, GEOP, a un metro y medio de distancia, esta granada de gas, es un dispositivo que posee una detonación entre que es lanzado y el instante que empieza a soltar el producto gaseoso, así mismo atraviesa el vidrio del Fiat 147, impactando el cartucho, de lleno en la nuca de Fuentealba, dejándolo inconciente y provocando hundimiento de cráneo.

Se lo traslada al Hospital Provincial Neuquén Dr. Castro Rendón, donde fue intervenido quirúrgicamente en dos oportunidades, sin tener éxito, quedando en estado de coma, con respirador artificial, tenía un daño cerebral irreversible, y falleció al día siguiente, víctima de la extrema impericia e imprudencia policial, junto a una conjunción de inexplicables maniobras de los integrantes de la seguridad, Carlos Fuentealba daría su última clase, con un guardapolvos blanco teñido de injusticia y dolor.

Comentarios

Comentado por Anónimo
04/04/2014 a las 02:14

episodio tristisimo de nuestro pais,cuando nuestros gobernantes ordenan a la policia actuar y reprimir a trabajadores de la educacion que hacian y hacemos constantemente reclamos justos que NO quieren ser atendidos a tiempo y de esta manera siempre desligarse de LAS responsabilidades que les corresponden. .QUE NUNCA MAS VUELVA A PASAR. y que de una ves por todas LOS SRS POLITICOS entiendan que la EDUCACION,LA SEGURIDAD Y LA SALUD son los tres pilares fundamentales de TODO PAIS.Politicas alargo plazo y NO solo buscar CLIENTELISMO POLITICOS que destruyen las instituciones como lo estan haciendo.

Enviar un comentario

Déjenos su opinión, vivencia o simplemente un comentario sobre este acontecimiento "Asesinan al maestro Carlos Fuentealba"
 
 

 
-